Nuestra Historia

Promediando la primera parte siglo anterior en Pereira la actividad del taxi giraba en torno a la plaza de Bolívar. Pegados a los troncos de los palos de mango, se ubicaron los teléfonos de las diferentes empresas de ese entonces. De un palo de esos se colgó el primer teléfono de esta empresa.

Es en ese sitio, donde nace la historia de la actual Cooperativa de Taxis Consota Ltda. Antes la famosa Flota Consota.

Cuenta la historia que la persona que necesitara un taxi de esta empresa debía marcar   el famoso número telefónico   700 de propiedad del señor Proceso Rincón, quien posteriormente lo vendió a don Jesús Aristizabal y este lo ubicó en el café sport en plena plaza.  Allí lo atendía un despachador de taxis llamado Manuel Tabares, quien cobraba por cada vehículo despachado 10 ctvs cancelados por el conductor.

Este sistema de despacho creó un pequeño círculo de privilegiados y la participación de unos pocos. Los que no tenían buenas migas con el despachador, poco podían trabajar y no se beneficiaban de las bondades del No.700.

Cansados de mendigar trabajo, se dieron a la de independizarse y organizar una manera distinta de laborar, motivó a un grupo de personas liderados por   el señor Benicio Osorio a buscar otra alternativa.

Entusiasmados por el liderazgo de don Benicio, decidieron agruparse, comprar un número telefónico y buscar un sitio apropiado donde instalarlo. Esa gestión la complementaron los señores Alberto López, Jaime Márquez, Eduardo Correa, Carlos Echeverri y Luis Montoya.

Los antes anotados se dirigieron a la oficina del director de la telefónica municipal, que para esa época era el querido y recordado por todos como el poeta de la tierra, don Luís Carlos González. Para ellos fue doblemente satisfactorio acudir a la oficina del maestro; ya que les entregó el número telefónico tan anhelado y él poeta fue quien le dio el nombre de Consota a la naciente flota de taxis, invocando el nombre de uno de los ríos que cruzan por nuestro Municipio.

A partir de ese momento los Pereiranos  comenzaron a marcar el número telefónico No.492, ubicado en un local comercial de la calle 19 carrera novena esquina, denominado café el globo.

Inicia labores la Flota Consota, su primer Gerente fue don Luis Montoya.

Poco tiempo después y por traslado del café el globo, se arrendó un local frente al Gran Hotel. En este sitio funcionó la Flota Consota hasta el año 1.973.

La empresa tuvo que ser trasladada de la calle 19 a raíz del reordenamiento urbano, por la realización de los X juegos deportivos nacionales, siendo la Ciudad la sede.

Antes de continuar con esta reseña histórica, debemos anotar que en el año 1.973 la Flota Consota dejó de existir como sociedad anónima y pasó a ser la Cooperativa de Taxis Consota Ltda. Este cambio se dio por la imposibilidad de mantener económicamente la entidad. Para convertirla en cooperativa se cumplió con todos los requerimientos legales; labor que desarrolló ante la autoridad que regía a las entidades de la economía solidaria, el señor Alfredo Triviño, quien además fue el primer gerente cooperativo.

En el año 1974 se traslada la cooperativa a un local ubicado en sector de San José.

Funcionando ya en la nueva dirección, la cooperativa cae en una profunda crisis económica y una de las razones fue el cambió de la actividad económica, no asimilada por los nuevos asociados. Realizado el traslado, se mantuvo la pista del gran hotel, pero esta no funcionó.

Los nuevos asociados no se comprometieron con la nueva empresa. El sentido de pertenencia no afloró, y pensaron equivocadamente que la cooperativa les debía aportar más que ellos, y no al contrario. Fue tan extrema la crisis que se llegó al lanzamiento por vía judicial del local donde funcionaba.

Pero fue en ese momento que surgieron unos asociados decididos a no permitir que la cooperativa desapareciera, y con las uñas empezaron a construir la base de lo que en este momento tenemos.

Tuvieron más de visión comercial. Parte de los ingresos se invirtieron en activos productivos, los cuales estaban representados en dos vehículos tipo taxi. Se dio inicio a la era de los despachos por radio teléfono; servicio al comienzo empírico por tratarse de radio teléfono en banda ciudadana, mejor conocido como de once metros.

Una administración posterior pensó en la necesidad de una sede propia e instalar en ella todos los servicios, que abarcaba en su objeto social la cooperativa. Para hacerlo realidad, se aprobó por parte de la administración vender los taxis e invertir en propiedad raíz.

Con la venta de esos activos se adquirió la primera parte de lo que es nuestra sede central (después se compró un inmueble adjunto para completar lo que actualmente poseemos). Se ubicaron las oficinas, se empezó a prestar el servicio de lubricación y lavado de vehículos. Lo único que no se trasladó fue el master, o central de despachos (grave error) y se dejó a la deriva, casi que sin control administrativo y desarrollando su actividad de prestación del servicio de despacho de taxis, desde una mísera caseta de lata.

En el año 1996 se compra la propiedad de la calle 15 con carrera 12 bis esquina.

Se construyen dos locales comerciales y se adecua un tercero como central de despachos. Los otros dos se entregaron en arredramiento. Por su ubicación y valorización esta fue una muy buena inversión.

La cooperativa tuvo dinámica evolutiva, con la aplicación de la normatividad que nace a la vida jurídica, y que afecta en cualquier grado la actividad. Apoyados en ella, las últimas administraciones reglamentaron y pusieron en marcha nuevos servicios que están debidamente reglamentados.  En su momento la cooperativa elaboró contrato de trabajo a los conductores, dando cumplimiento al decreto 1553 de agosto de 1.998; decreto con el cual se habilitó como empresa de servicio público individual de transporte en vehículos tipo taxi.

Este modelo de contratación (que se tuvo que desmontar por la expedición del decreto 172 de 2001) y herramientas de control y calidad utilizadas, llevaron a nuestros usuarios y autoridades de control, a ponderar y reconocernos como una empresa responsable, comprometida con el servicio, con el propietario, conductores y con ella misma. Nunca hemos sido objeto de ninguna sanción, ni siquiera de un llamado de atención, por violaciones a las normas vigentes.

Sin embargo y a pesar de no contar con el apoyo de normatividad, continuamos siendo pioneros en materia de ayudas solidarias.  Fue esta cooperativa la primera en reglamentar la ayuda por perdida de vehículo, en crear un fondo de responsabilidad civil y uno de contingencia, en dar la pelea y no desfallecer en el intento, a pesar de la resistencia de todos los frentes, la vinculación de los conductores a la seguridad social integral, apoyados eso sí, en la ley 336 de 1996.

Podemos manifestar sin temor a equivocarnos, que desde aquí, se inició el cambio normativo y la participación en cada uno de los proyectos del sector, que serían presentados al gobierno central y que actualmente tienen vigencia.

La profesionalización del conductor y el cambió de su imagen negativa ante la sociedad, ha sido posible gracias a la aplicación de las nuevas normas, las cuales cambiaron definitivamente la manera de prestar el servicio público en vehículos tipo taxi, no solo en la región con la participación decidida de ASETUP, sino en todo el país.

Actualmente se tiene una empresa que cumple con todos los requerimientos que exigen las entidades que nos controlan, inspeccionan y vigilan en la parte operativa y administrativa. Se está en la busca constante del mejoramiento en todos los frentes. Los asociados presencian la modernización de la empresa. Los servicios de la serviteca y de patio, son prestados con eficiencia por parte de los funcionarios, con insumos de primera calidad, una atención personalizada para cada sesión. En materia de comunicaciones nos estamos adentrando en los adelantos tecnológicos que están en el mercado, siendo la sistematización y la comunicación satelital nuestra prioridad. Estamos despachando vehículos por medio de una aplicación satelital, colocándonos a tono con las exigencias de los usuarios. Esta aplicación está disponible también para dispositivos móviles en las tiendas Play Store para Android y App Store para IPhone. Con esta aplicación hemos incrementado los despachos de vehículos, y hacemos más fácil la comunicación del usuario con nuestra central de despacho, a través de nuestro PBX3337777. Adicionalmente estamos garantizando seguridad y eficiencia del servicio a los usuarios y beneficios económicos a nuestros asociados y conductores.

La estabilidad laboral y administrativa ha sido garantía de la continuidad de los proyectos de mejoramiento en los que se encaminado la cooperativa.

Y por último, no sería justo dejar de hacer un reconocimiento a quienes en su momento  fueron actores del de la empresa de hoy: Orladio Cuartas, Joaquín y Néstor Zapata (el famoso Gardel) Pedro Galindo, Libardo Tobon, Rogelio Marulanda, Guillermo Campuzano, Gustavo Ceballos, Jorge Arredondo, Luis Eduardo Arana, Octavio Valbuena, Albeiro Meza, Bernardo Alvaran, Javier Mendieta, Víctor Amaya, Jaime Arias (algunos de ellos ya fallecidos),  de un número importante de asociados y conductores activos, que son nuestros colaboradores permanentes e incondicionales con su participación en varios comités. Igualmente para todos los que integraron los consejos de administración, juntas de vigilancia, revisores fiscales, los comités. Un reconocimiento, pero muy especial, a todos los empleados que han pasado por la empresa a lo largo de los 83 años. A todos ellos, y a usted, muchas gracias.

Texto: Luís Alfonso Gaviria Fernández